Skip to main content

Full text of "Nuevas leyes sobre organización i atribuciones de los tribunales"

See other formats


This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 



at |http : //books . google . com/ 



HARVARD LAW LIBRARY 





3 2044 059 053 835 



£ir 



á^ ^an /f « ;► 




HARVARD LAW LIBRARY 



Received 



O^/r /V /^ 



3L9 




ü', 



i 



, \ 



I NUEVAS LEYES 

á SOBRE 




^ 



ORGANIZACIÓN I ATRIBUCIONES 



DE 



LOS TlilIBV 3^T.A.LE1S 



\ I SANTIAGO DE CHILE 

g IMPRENTA NACIONAL, CALLE DE LA MONEDA, 112 

I 1889 









'i 



1 



Digitized by VjOOQIC 



NUEVAS LEYES 



SOBRE 



ORGANIZACIÓN I ATRIBUCIONES 



DE 



XiOS TI^IBTJ3Sr.A.XiES 



SANTIAGO DE CHILE 


.s' 


IMPRENTA NACIONAL, CALLE DE LA MONEDA, 112 


' •' ' 


1§§9 


-' ' 


Digitizedby Google 





OCT 17 1924 



Digitized by VjOOQIC 



NUEVAS LEYES 

SOBRE 

ORaANIZACIOH I ATRIBUCIOMS DE LOS ^TRIBUNALES 



Kuevos empleos judiciales 

Santiago, 31 de Enero de 1888. 

Por cuanto el Congreso ííaeional ha prestado 
su aprobación al siguiente 

PROYECTO DE LEL 

Artículo 1.*^ 

Créase otro Fiscal de la Corte Suprema de Jus- 
ticia, debiendo turnarse mfes a mes en el ejercicio de 
sus fimciones con el que en la actualidad existe. 

La oficina de este Fiscal estará dotada de un 
escribiente. 

Art. 2.^ 

En cada departamento habrá, a lo menos, un 
juzgado de letras. 

Créase un segundo juzgado en los departamentos 
de San Fernando i de Caupolicán. 

^ DigitizedbyVjUU^lC 



Se suprime uno de los dos juzgados de Tacna. 
No obstante, ambos continuarán funcionando has- 
ta que por cualquier motivo quede vacante alguno 
de ellos. Hasta entonces no se proveerá el juzgado 
de letras de Arica. 

El Presidente de la República proveerá los juz- 
gados de nueva creación dentro del plazo de tres 
anos. 

No podrán crearse mas de diez juzgados en ca- 
da año. 

Art. 3.^ 

Créase en Valparaíso otro promotor fiscal que 
ejercerá las mismas funciones que el actual, turnán- 
dose mes a mes en el ejercicio de ellas. 

Art. 4.^ 

Créase en Santiago otro promotor fiscal en lo 
criminal, turnándose mes a mes en el ejercicio de 
sus funciones. 

La oficina de este promotor fiscal estará dotada 
de un escribiente. 

Art. 5/' 

El sueldo de los jueces letrados de nueva crea- 
ción en los departamentos de menos de treinta mil 
habitantes, será de dos mil setecientos pesos anua- 
les. 

Los demás funcionarios a que se refiero esta Ici 
í^ozarán de los sueldos fijados por la de 11 de enero 
de 1883. 

Art 6.^ 

Cada uno de los jueces de Arica i Pisagua ten- 
drá, además, una gratificación local <Jgtiz4ftfvíí\í)utífe 



— s — 

sos anuales; cada uno de los de íocopilla i Chaña- 
ral, una de mil pesos anuales; i cada uno de los de 
Coquimbo, Limache i Talcahuano, una de ocho- 
cientos pesos anuales. 

Art 7.^ 

La jubilación de los empleados que crea esta lei 
se rejirá por lo dispuesto en el artículo 6.^ de la lei 
de 11 de enero de 1883. 

I por cuanto, oído el Consejo de Estado, he te 
nido a bien aprobarlo i sancionarlo; por tanto, pro 
múlguese i llévese a efecto como lei de la Repú 
blica. 

José Manuel Balmaceda. 

Pedido Lucio Cuadra. 



Corte de Apelaciones de Talca 

Santiago, 28 de Julio de 1888. 

Por cuanto el Congreso Nacional ha prestado su 
aprobación al siguiente 

PROYECTO DE LEI: 

Artículo 1.° 

Créase una Corte de Apelaciones con asiento en 
la ciudad de Talca, que se compondrá de cinco 
miembros i tendrá un Fiscal, dos relatores, un se- 
cretario, un escribiente para el Fiscal i dos oficiales 
de sala. 

El distrito jurisdiccional de esta Corte será el 
territorio de las provincias de Talca, Linares, Mau • 



le i Nuble, i sus deberes i atribuciones los que de- 
termina la lei de 15 de octubre de 1875 para los 
tribunales de esta clase. 



Art. 2.*^ 

El escribiente del Fiscal tendrá el sueldo anual 
de quinientos pesos, i cada uno de los oficiales de 
sala el de doscientos cincuenta pesos. 

Art. 3.« 

La Corte de Apelaciones de Talca comenzará a 
ejercer sus funciones dentro de seis meses después 
de promulgada esta lei. 

Art. 4.** 

La Corte Suprema i las Cortes de Apelaciones 
de Santiago i Concepción continuarán conociendo 
en las causas del territorio fijado a la jurisdicción 
de la Corte de Talcaj en que ya hubieren prevenido 
o que se hallaren en apelación ante ellas a la fecha 
de la promulgación de la presente lei. 

La Corte Suprema continuará entendiendo en 
las causas criminales correspondientes al distrito de 
la Corte de Apelaciones de Santiago i en todas las 
causas de hacienda. 

Art. 5.^ 

Autorízase al Presidente de la República para 
invertir hasta la cantidad de diez mil pesos en los 
gastos de instalación de la Corte d^,^l^^ooq\Q 



~ 7 — 

I por cuanto, oído el Consejo de Estado, he te- 
nido a bien aprobarlo i sancionarlo; por tanto, pro- 
mulgúese i llévese a efecto como leí de la Repú- 
blica. 

José Manuel Balmacbda. 

F. Puga Borne. 



Juzgados de letras de San Fernando i Caupoli- 
eán. — ^Distribución de las causas pendientes. 
—Secretarios de los nuevos juzgados 

SantiagOy 11 de Enero de 1889. 

Por cuanto el Congreso Nacional ha prestado 
su aprobación al siguiente 

PROYECTO DE LEÍ: 

Artículo 1.° 

Las causas civiles i criminales pendientes en los 
juzgados de Caupolicán i San Fernando se distri- 
buirán por mitades entre los dos jueces de cada de- 
partamento. 

Art. 2.* 

La Corte de Apelaciones de Santiago hará la 
distribución de esas causas en vista de los, roles que 
deben remitirle los jueces respectivos. 

Art. 3.^ 

Autorízase la creación de secretarios de juzga- 
dos en todos aquellos que establece la lei de 31 de 
enero de 1888. Cc^c^c^\o 

Digitized by VjOOV? IC 



I por cuanto, oído el Consejo de Estado, he te- 
nido a bien aprobarlo i sancionarlo; por tanto, pro- 
mulgúese i llévese a efecto como lei de la Repú- 
blica. 

José Manuel Balmaceda. 

JvMo Bañados Espinosa, 



División de la Corte Suprema i de la Corte de 
Apelaciones de Santla^^o 

Santiago, 19 de Enero de 1889. 

Por cuanto el Congreso Nacional ha prestado su 
aprobación al siguiente 

PROYECTO DE LEI: 

Artículo 1.^ 

La Corte de Apelaciones de Santiago se com 
pondrá de qumce miembros i se dividirá mensual- 
mente por sorteo en tres salas. 

El sorteo se hará en audiencia pública el último 
día hábil de cada mes. 

Art. 2.^ 

La Corte de Apelaciones de Santiago se dividi- 
rá en cuatro salas cuando sea necesario para man- 
tener corriente el despacho, i la división se efectua- 
rá en la forma prevenida en el artículo antoi^ior. 

Digitized by VjOOQIC 



— 9 — 



Abt. 3.^ 



La presidencia de la Corte será desempeñada • 
por turno, con arreglo a la lei de 15 de octubre de 
1875. 

Cada una de las salas en que no funcione el Pre- 
sidente de la Corte, será presidida por el mas an- 
tiguo de los Ministros que la compongan. 

Art. 4.^ 

La Corte de Apelaciones de Santiago conocerá 
de las causas criminales del territorio de su juris- 
dicción, con arreglo a la lei de 1 5 de octubre de 
1875. 

Art. 5.** 

Las tablas que el presidente de la Corte debe 
formar semanalmente se distribuirán por sorteo, 
en audiencia pública, de manera que a cada sala 
corresponda una tabla. 

Art. 6.** 

Comenzada la vista de una causa, continuará en 
los días siguientes hasta su terminación. 

Art. 7.** 

La vista de las causas podrá suspenderse por 
acuerdo de los abogados o de las partes, comuni- 
cado sil ^Qcretarig, Digtized by Ksiuu^ le 



— 10 



Art. 8.*^ 

Las providencias de mera sustanciación i la au 
diencia pública corresponden a la sala en que funcio- 
ne el presidente de la Corte. 

Art. 9.^ 

Los acuerdos que quedaren pendientes i los re- 
lativos a asuntos económicos i demás en que deba 
intervenir la Corte de Apelaciones de Santiago, 
como examen de datos estadísticos, concurso de 
opositores para empleos u oficios públicos, tendrán 
lugar fuera de las horas de despacho ordinario. 

Art. 10 

Cuando la Corte de Apelaciones de Santiago 
funcione como un solo tribunal, necesitará la con- 
currencia de la mayoría absoluta de sus miem- 
bros. 

Art. 11 

La Corte de Apelaciones de Santiago tendrá 
seis relatores i seis oficiales de sala. 

Art. 12 

La Corte fijará discreción almente el turno de los 
fiscales i secretarios, i el presidente designará los 
relatores i demás empleados que deban servir en 
cada sala, cuando la Cort^ se divida en cuatro 

g^aS, DigitizedbyVaUU^ie 



^ 11 



Art. 13 



El sueldo anual de los relatores de la Corte de 
Apelaciones de Santiago será de dos mil quinien • 
tos pesos i el de los secretarios de mil ochocientos. 

Art. 14 



La Corte Suprema se compondrá de siete miem- 
bros, quedando, en consecuencia, derogado el inci- 
so 5.^ de las disposiciones transitorias de la lei de 
15 de octubre de 1875. 

Art. 15 

La Corte Suprema continuará conociendo de las 
causas criminales en que hubiere prevenido, i de 
las causas de hacienda, i para el despacho de éstas 
i aquéllas se dividirá mensualmente por sorteo en 
dos salas. 

El sorteo se hará en audiencia pública el último 
día hábil de cada mes. 

Art. 16 

Cada una de las salas tendrá igual jurisdicción 
en las causas criminales i de hacienda i el trabajo 
se distribuirá entre ellas como determine la Corte 

Art. 17 

La Corte Suprema se reunirá en cuerpo, forman- 
do uu solo tribunal, cuando lo requiera la lei. ^^^ 



— 12 — 



Aet. 18 



Las disposiciones de los artículos 3, 6, 7, 8 i 9 
se aplican a la Corte Suprema. 

Art. 19 

Mientras la Corte Suprema conozca de causas 
de hacienda, habrá tres relatores, cuatro oficiales 
ausiliares de secretaría i tres oficiales de sala, i el 
secretario tendrá una gratificación anual de mil dos- 
cientos pesos, cada relator una de mil, el oficial 
primero de la secretaría de setecientos i el oficial 
segundo de cuatrocientos. 

El sueldo del oficial primero de sala será de seis- 
cientos pesos anuales i el de los segundos de qui- 
nientos pesos. 

Art. 20 

Se conceden veinte mil pesos para la instalación 
d e las salas creadas por esta lei. 

Art. 21 

La presente lei rejirá un mes después de su pu- 
blicación en el Diario Oficial. 

I por cuanto, oído el Consejo de Estado, he te- 
nido a bien aprobarlo i sancionarlo; por tanto, pro- 
mulgúese i llévese a efecto como lei de la República. 

José Manuel Balmaceda. 

Julio Bañados Espinosa. 

^ Digitized by VjiOOQlC 



-^ 18 — 

Lei sobre nomliramiento ile jueces 

Santiago, 19 de Enero de 1889. 

Por cuanto el Congreso Nacional lia prestado 
su aprobación al siguiente 

PROYECTO DE LEI: 

Artículo 1.^ 

Deróganse los artículos 40, 58 i 103 de la Lei 
de Organización i Atribuciones de los Tribunales, 
i se reemplazan por los siguientes: 

Art. 40. Para poder ser juez de letras se re- 
quiere: 

1.^ Ciudadanía natural o legal; 

2.^ Tener veinticinco años de edad; 

3.^ Tener el título de abogado. 

Se requiere además: 

Para ser juez de departamento ^onde no está 
ubicada la capital de la provincia: 

Haber ejercido por dos anos la profesión de abo- 
gado. 

Para ser juez de departamento donde está ubi- 
cada la capital de la provincia: 

Haber ejercido por seis años la profesión de abo- 
gado o servido por dos un juzgado de departa- 
mento. 

Para ser juez de departamento donde tiene su 
asiento una Corte de Apelaciones: 

Haber ejercido por nueve años la profesión do 
abogado o servido por cinco un juzgado de depar- 
tamento, o por dos uno de capital do provincia. 

Art. 58. Para poder ser miembro de una Corte 
do Apelaciones se rcíjuiere: 

Digitized by VjiOOQlC 



— U — 

1.^ Ciudadanía natural o legal; 

2.^ Tener treinta i dos años de edad; 

3.^ Tener el título de abogado; i 

4.^ Haber ejercido por doce años la profesión de 
abogado, o servido por seis un juzgado de departa- 
mento, o por cuatro uno de capital de provincia o 
por dos uno donde tenga su asiento una Corte de 
Apelaciones. 

Art. 103. Para poder ser miembro de la Corte 
Suprema, se requiere: 

1.° Ciudadanía natural o legal; 

2.° Tener treinta i seis años de edad; 

3.^ Tener el título de abogado; 

4.^ Haber ejercido por quince años la profesión 
de abogado, o servido por ocho un juzgado de de- 
partamento o por seis uno de capital de provincia, 
o por cuatro uno donde tenga su asiento una Cor- 
te de Apelaciones, o por dos el cargo de miembro 
de una de estas Cortes. 

Es aplicable a los miembros de la Corte Supre- 
ma, lo dispuesto en los artículos 59 i 60. 

El servicio de los cargos de relatores, promoto- 
res fiscales i defensores públicos, se equipara al de 
los jueces de letras de la localidad respectiva, para 
el cómputo de los años requeridos en esta lei para 
obtener los puestos judiciales. 

Los servicios que prestan los abogados en cual- 
quier otro empleo judicial, ^e equiparan al ejercicio 
de dicha profesión, para todos los casos indicados 
en esta lei. 

Art. 2.^ 

Deróganse los artículos 122, 123 i 274, los inci- 
sos 3.° i 4.^ del artículo 306 de la Lei de Organi- 
zación i Atribuciones de los Tribunales, i se reempla- 
zan por los siguientes; 

Digitized by VjOOQIC 



— 15 — 

Art. 122. La facultad de nombrar los jueces 
que corresponde al Presidente de la República, en 
virtud de la parte 7.* del artículo 73 (antiguo 82) 
de la Constitución, será ejercida en la forma si- 
guiente: 

El 2 de marzo de cada año se reunirán en San- 
tiago i en la sala de despacho de la Corte Suprema 
de Justicia: 

El presidente de esta Corte; 

Los presidentes de cada una de las Cortes de 
Apelaciones establecidas fuera de la capital de la 
República i los de cada una de las salas en que es- 
tuviere dividida la Corte de Apelaciones de San- 
tiago en la espresada fecha de 2 de marzo. 

Este Tribunal, presidido por el presidente de la 
Corte Suprema de Justicia, formará cinco listas de 
los abogados que juzgue idóneos para desempeñar 
un puesto en cada uno de los cinco órdenes de la je- 
rarquía judicial, sujetándose a las condiciones que 
para este objeto señalan los artículos 40, 58 i 103. 

Las listas constarán del número de nombres qua 
se establece en el cuadro siguiente: 

Para Ministros i Fiscales de la Corto Supre- 
ma de Justicia 30 

Para id. id. de la Corte de Apelaciones 50 

Para jueces letrados de asiento de Corte 30 

Para jueces letrados de cabecera de provincia. 50 
Para id. id. de departamento 100 

Sin perjuicio del número indicado en el inciso 
anterior, se entenderán incluidos los nombres de 
los individuos que formen este Tribunal siempre 
que hubieren figurado en la lista respectiva del 
año precedente. 

En las listas deberá consignarse nominal i deta- 
lladamente la fecha del título de abogado i la de 



-le- 
los diversos nombramientos judiciales que hubie- 
ren obtenido los que figuran en ellas. 

El Tribunal remitirá estas listas al Ministerio 
de Justicia antes del 6 de marzo, i éste las hará 

t)ublicar en el Diario Ojicial para los efectos lega- 
es. 

Para proveer los puestos de Ministro o Fiscal 
de la Corte Suprema i de las Cortes de Apelacio- 
nes, la Corte Suprema formará una lista de diez 
nombres elejidos de las listas respectivas del año, i 
la enviará al Consejo de Estado para que, de e^tre 
dichos nombres, forme la terna que debe presen- 
tar al Presidente de la República para los efectos 
del nombramiento. 

Para proveer los juzgados de letras, la Corte de 
Apelaciones del distrito jurisdiccional respectivo 
formará una lista de quince nombres elejidos de las 
listas del año, i la enviará al Consejo de Estado 
para que de entre dichos nombres forme la terna 
que debe presentar al Presidente de la República 
para los efectos del nombramiento. 

Esta lista deberá componerse de abogados re- 
comendados para el puesto que se trata de proveer 
o para otro de superior jerarquía. 

El Presidente de la República nombrará para 
llenar el puesto vacante a alguno de los abogados 
que compongan la terna. 

En todas las listas a que se hace referencia en 
este artículo, los nombres serán colocados por or- 
den alfabético del apellido paterno, i no podrán 
figurar en mas de una de ellas. 

Los Tribunales de que habla el presente artículo 
no podn»n funcionar sino con la mayoría absoluta 
del número total de miembros de que legalmente 
deben componerse, i todas las elecciones que ejecu- 
ten se harán en votación secreta i por mayoría ab- 
soluta de los presentes. Digitizedbyvaúu^ie 



Art. 123. Los ministros i fiscales de la Corte Su- 
prema i de las cortes de Apelaciones, i los jueces 
letrados, sean propietarios, interinos o suplentes, 
serán nombrados en la forma establecida en el ar- 
tículo anterior. 

Sin embargo, los jueces letrados que hubieren 
de servir en calidad de interinos o suplentes por 
un término que no pase de cuatro meses, podrán 
ser nombrados por el Presidente de la República 
a virtud de una terna de personas incluidas en las 
últimas listas anuales formadas conforme al artícu- 
lo precedente, la cual terna le sera presentada por 
el Consejo de Estado. 

Art. 3.^^ 

Derógase el inciso 2.^ del artículo 278 de la Lei 
de Organización i Atribuciones de los Tribunales 
i se reemplaza por el siguiente: 

«Para poder ser promotor fiscal de un departa- 
mento se requieren las mismas cualidades que para 
poder ser juez de letras del mismo». 

Art. 4.^ 

Derógase el artículo 307 de la Lei de Organiza- 
ción i Atribuciones de los Tribunales, i se reempla- 
za por el siguiente: 

«Art. 307. Pueden ser defensores de menores, 
de ausentes i de obras i)ías de un departamento los 
que pueden ser jueces de letras del mismo». 

Art. 5." , 

La presente lei rejirá desde el primero de marzo 

de 1889. Digitizedby^^UU^lC 



^18- 

I por cuanto, oído el Consejo de Estado, he 
tenido a bien aprobarlo i sancionarlo; por tanto, 
promulgúese i llévese a efecto como lei de la Ke- 
pública. 

José Manuel Balmaceda. 

Julio Bañados Espinosa. 



Digitized by VjOOQIC 



Digitized by VjOOQIC 



c\ 



.^ 



Digitized by VjOÓQIC 



np 



Digitized by VjOOQI 



:- -- '^ w ... . Z^^í^ Í<£>-.ritóí-S^*ii^'t :» 




Digitized by 



Googl